Hacer Discípulos: esto lo encontramos en Mateo 28:19-20; en estos versículos Jesús muestra su gran deseo de que le demos continuidad a lo que Él comenzó y le costó su vida.

Un discípulo no es más que uno que sigue fielmente a su Señor. Un discípulo es aquel que gana un alma, la consolida, la pastorea, la capacita en la palabra y luego la envía a hacer discípulos.